domingo, 8 de noviembre de 2009

INTOLERANCIA

Este pobrecico con cara lástima es Robert Veeren y es una víctima de la intolerancia. El pobre desgraciado ha sido condenado a tres años de cárcel por amor. Estaba en libertad condicional y fueron a por él, colocaron una cámara en unas caballerizas y fue sorprendido haciendo el amor con un caballo. Dicen que violándolo, pero digo yo ¿alguien ha preguntado al caballo?
Es cierto que más que zoofilia, podríamos hablar de bestialismo y no lo digo por el equino sino por la pinta de bestia del inculpado. Pero aún así"....¿a quién le importa lo que yo haga?..."
Era la segunda vez que lo pillaban. Pobre Robert. La dueña dice que le parece poca pena, la muy cabrona. Robert está desolado y declaró entre sollozos en el juicio:"Lamento lo que he hecho. No tenía la intención de hacerlo. Es culpa mía. Estoy consternado por el daño que me he hecho a mí mismo"
¡Cuánta intolerancia! Todo en defensa del integrismo sexual que defendemos los no zoofílicos.¿Le dejarán tener encuentros bis a bis con el caballo?
Me temo que no, le han condenado también a no poder acercarse a una caballeriza mientras viva. Robert, vagará eternamente por ahí, con sus gónadas repletas de amor.

2 comentarios:

  1. ¿Era un caballo o una yegua? Lo digo porque me parece importante el matiz

    ResponderEliminar
  2. caballo, caballo, éste es zoofílico gayer

    ResponderEliminar